Upskilling & Reskilling, claves de la revolución en las organizaciones

Upskilling & Reskilling, claves de la revolución en las organizaciones

Inspiring Workplaces: “Liderando el upskilling revolution en la empresa” ha sido el último evento virtual que ha organizado Utopicus, la empresa encargada de gestionar espacios de trabajo flexible cuya misión es acompañar a las organizaciones a repensar su forma de trabajar. En una charla moderada por Costanza Vannutelli, pudimos escuchar las opiniones de Roxana Dobrescu, EMEA People Director de Glovo; Loles Sala, directora de Talento y Cultura Zona Mediterránea de Manpower Group; y Pablo Flores, head of Leadership, Talent & Rewards de Heineken, sobre los cambios que los avances tecnológicos y la crisis sanitaria hacen necesarios para poder seguir compitiendo en el mercado, tanto para las empresas como para sus profesionales.

Costanza Vannutelli, head of Utopic School, abrió la conversación comentando cómo los rápidos cambios en los que la sociedad y los mercados están inmersos obligan a la adaptación de los negocios y son necesarias nuevas competencias, tanto hard como soft, para poder dar respuestas a los retos del negocio. En este contexto, conceptos como el upskilling y el reskilling están en auge, ya que el primero implica formar al trabajador/a en materias que le ayuden a desempeñar de forma más efectiva las tareas de su puesto de trabajo y el segundo es el tradicional reciclaje profesional. Ambos han cobrado especial importancia debido a la digitalización de los entornos laborales, cada vez más acelerada.

En este evento de Utopicus pudimos contar con los puntos de vista de tres empresas de sectores, tamaños y filosofías de trabajo muy diferentes, aunque sus directivos se mostraron de acuerdo en la necesidad de que los profesionales adopten el claim long life learning en su vida. Tal como explicó Loles Sala, directora de Talento y Cultura Zona Mediterránea de Manpower Group, en estos momentos existen cinco tendencias que impactan en el ciclo de talento de las empresas, desde el Talent Magnet a la Skills Revolution, pasando por los Hybrid Talent Ecosistems, la Talent Experience, y Digital Leader, y la adopción de todas ellas es imprescindible en un escenario de transformación en el que contar con el mejor talento es crucial para las organizaciones. Y ante esta situación, las compañías deben enfocarse en el desarrollo de sus profesionales y poner el acento en la evolución de sus competencias.

Por su parte, Pablo Flores, head of Leadership, Talent & Rewards de Heineken, destacó que los viejos modelos organizativos han terminado en un mundo en el que es necesario apostar por la agilidad, lo que implica un cambio cultural en el que empleado y manager deben empoderarse para identificar esas nuevas competencias clave con la ayuda de RRHH, que debe estar a su servicio como instrumento facilitador. Para Flores, la habilidad más importante actualmente es “aprender y desaprender” de forma ágil y rápida. Sus palabras fueron ratificadas por Roxana Dobrescu, EMEA People director de Glovo, quien coincidió en que el concepto de long life learning está aquí para quedarse y que los profesionales deben asumir su propia responsabilidad para formarse, teniendo muy claros sus objetivos y tomando las decisiones necesarias para alcanzarlos. Dobrescu consideró que la pandemia del Covid-19 que padecemos desde hace meses ha sido impulsora de este cambio interno que deben hacer las organizaciones hacia la adopción de la filosofía agile.

“Aprendemos siempre, de cualquiera y en cualquier lugar. Este es un concepto que todos debemos interiorizar y es un cambio de mindset crítico para avanzar en una nueva cultura organizacional”, describió Pablo Flores, de Heineken, el proceso de aprendizaje. Mientras que Loles Sala, de Manpower Group, insistió en que este cambio cultural debe provenir desde la alta dirección e impregnar a toda la organización, y desde RRHH el rol a desempeñar es el de detectar dónde está el gap, acompañar en el ciclo de aprendizaje, impulsar la autorresponsabilidad y motivar, siempre desde un ambiente que no penalice el error, sino que lo entienda como una parte más del proceso de aprendizaje.

Y para lograrlo, intervino Flores, es importante que desde RRHH se conozcan bien las circunstancias de cada profesional para adecuar los procesos a estas. Porque, como expuso Dobrescu, la cultura del aprendizaje implica una relación que tiene que adecuarse y beneficiar a las dos partes para que funcione. En su opinión, el papel del líder es clave para lograr que los equipos aprovechen la formación y la incorporen en su día a día y debe ayudar a que las personas comprendan y compartan el propósito de la organización, ya que así, lo demás, fluye por su propia inercia.

Si quieres leer el artículo completo en Equipos&Talento haz click aquí.