El desarrollo de competencias en las organizaciones

El desarrollo de competencias en las organizaciones

En las organizaciones habitualmente escuchamos frases relacionadas con el concepto de “competencia” pero, ¿todos entendemos lo mismo al pronunciar esta palabra?.  

 

Según el profesor de la Universidad de Harvard, David McClelland, “una competencia es una características subyacente de un individuo que está causalmente relacionada a un criterio referenciado como efectivo y/o un desempeño superior en un trabajo o en una situación”.  

 

De esta interpretación académica, podemos extraer que una competencia profesional es una combinación de conocimientos, habilidades y actitudes que las personas ponen en juego en diversas situaciones reales de trabajo. 

 

Las competencias hacen referencia a: 

  • Requisitos técnicos del trabajo (conocimientos, estudios, etc.) 
  • Capacidad de puesta en práctica (habilidades y aptitudes) 
  • Actitudes o rasgos psicológicos (Soft Skills) 

 

iceberg competencias habilidades

 

Tomando como referencia el modelo de iceberg, se pueden diferenciar unas cuestiones “visibles” de las competencias (habilidades y conocimientos) y otras “no visibles” (relacionadas con percepción, valores, motivaciones y rasgos de personalidad). Es aquí donde nace la famosa dicotomía entre “soft skills” (parte no visible) y “hard skills” (parte visible).   

 

De aquellos barros estos lodos 

 

Desde nuestros primeros años de escolarización, las personas recibimos formación en esa parte “hard” de las competencias. Los programas de formación de colegios, institutos y universidades condensan sus esfuerzos en la transmisión de conocimientos y en menor parte, en la aplicación de esos conocimientos. Sin embargo, son pocas las entidades educativas que ponen el foco en el desarrollo de competencias “soft”.  

 

“De aquellos barros estos lodos”. Esta falta de foco en las soft skills en edades tempranas, se manifiestan a futuro en las organizaciones en forma de: dificultad de comunicación, falta de adaptación al cambio, ausencia de autoconocimiento y gestión emocional, errores en la resolución y afrontamiento de conflictos, problemas a la hora de gestionar el tiempo o incapacidad para liderar equipos. 

 

Competencias en entornos de incertidumbre y cambio 

 

Ante esta situación, algunas organizaciones comenzaron a basar sus procesos de selección en competencias, es decir, seleccionar a los candidatos en función de su adecuación a las competencias requeridas para el puesto. De esta forma, en un escenario invariable, tendríamos a un candidato perfecto, sin embargo, el entorno es cambiante y con él, cambian también las necesidades competenciales para hacer frente a los retos de las organizaciones.  

 

En investigaciones, artículos y blogs de las últimas décadas leemos frases como “estamos en una época de grandes cambios...”, “...es la década de la transformación”, “nunca antes el entorno fue tan inestable…”. De esto solo podemos extraer una conclusión: el cambio constante es la nueva normalidad

 

Competencias habilidades

 

En este escenario, el desarrollo competencial debe ir alineado a las características del cambio, es decir, debe ser constante y ágil. Desde Utopicus, como partner de muchas compañías a las que ayudamos a afrontar estos cambios, hemos identificado una serie de competencias transversales claves a desarrollar para conseguir afrontar esta situación de cambio: pensamiento flexible, capacidad de aprendizaje, pensamiento a futuro y capacidad de colaborar.  

 

Skills

 

Podrás conocer más en profundidad cómo desarrollar y acompañar en el desarrollo de estas competencias en la serie de webinars "Elevate Your Skills Serie" que hacemos desde Utopicus en colaboración con profesionales expertos en cada una de ellas.

 

Para apuntarte haz click aquí.